Birmania


Viaje a Birmania

pOR mARISA LAMARCA



     El nombre de la antigua Birmania o Burma, es hoy conocido como "Unión de Myanmar". En 1989 el gobierno militar, fruto del golpe de estado de 1988, cambió el nombre del país. Este cambio no es aceptado por los opositores del actual gobierno, pero es reconocido por las Naciones Unidas y por la Unión Europea, aunque rechazado por algunos gobiernos. Este país dominado por uno de los regímenes militares más brutales del mundo, tiene 678.500 km2, 54 millones de habitantes y numerosas etnias. La capital es Yangón (antes Rangún), el idioma oficial es el birmano y mayoritariamente son budistas.

     Que es pobre y anclado en el pasado, nadie lo puede negar, sin embargo, es uno de los viajes en los que más se disfruta y eso a pesar de que no podemos utilizar un cajero, ni el móvil, ni un medio de transporte medianamente cómodo. Así y todo, se ve uno compensado por la belleza del paisaje, por sus monumentos, la mayoría de ellos budistas, y, sobre todo, por la gente birmana. En ningún otro viaje he conocido personas tan amables y a niños tan hermosos y tan queridos.

     Hay cuatro lugares que hay que visitar inexcusablemente: Yangón, Bagán, Mandalay y el lago Inle.

     Yangón, la capital, da la impresión de estar en ruinas, es como si hubiera quedado congelada en el tiempo y de repente todo volviera a cobrar vida. Se necesita tiempo para acostumbrarse a ese deterioro y al caos, que, por otra parte, contrastan con la arquitectura siempre impecable de las estupas doradas que existen en toda la ciudad y por el dinamismo y amabilidad de la gente. Esto será una visión constante durante todo el viaje, así como la presencia de los monjes de todas las edades con su túnica azafrán, por carreteras y caminos pidiendo con el cuenco encima. También veremos a mujeres y niños protegerse del sol por medio de una pasta blanquecina llamada "tanaka" con la que se cubrirán la cara.


Birmania


Birmania

     Lo más destacado de esta ciudad es la estupa Shwedagon Paya. Está situada en el monte Singuttara y a ella se puede acceder por medio de cuatro plataformas techadas o por ascensor. A partir de ahora, deberemos acostumbrarnos a quitarnos zapatos y calcetines en cualquier templo. En éste, y a través de la pasarela fresca, sombreada y tranquila llegamos a un recinto que por contraste nos parecerá un arco iris brillante, porque Shwedagon no es sólo una enorme estupa, alrededor de este imponente complejo hay una gran variedad de pequeñas stupas, estatuas, templos, santuarios, imágenes y tazaung (pabellones pequeños). El oro reluciente del edificio central hace que todo lo demás parezca más grande y brille. Para los budistas de Myanmar, es el lugar más sagrado del país, que todo birmano espera visitar al menos una vez en su vida.


Birmania


Birmania


Birmania





Birmania
Seguir leyendo: Viaje a BirmaniaSiguiente Página
Siguiente Página

© texto y fotografías 2007 Marisa Lamarca

©2007 El Cronista de la red

Versión 15.0- Septiembre 2007