Yo, sacrílega


El retrato (*)

pOR Mónica Maud



     Salió el sol esta mañana cuando llegaste a las puertas de mis ojos. Me abrigaste, franco, y de tu pecho se escapó un suspiro que se extendió hacia el horizonte construyendo en el tiempo, el sendero del olvido.

     Salió el sol antes del amanecer y ya no estabas, habías partido. Sonriendo la mirada, los puños apretados, la piel encrespada, la sed en la frontera del adiós.

     Sentado frente al mar, el pintor delineaba la figura de la dama del anochecer. Los colores jugueteaban a su alrededor y una sombra se posó en el lienzo desde donde le habló:

     -¿Por qué me buscas, hombre, si del destierro de la sepultura no he de venir a calmar tu dolor?

     El pintor, sin asombro, impávido, respondió:

     -Tú, doncella de la noche, eres la plenitud que integra mis recuerdos; sin ti yo carezco de sustantivo, no tengo origen; te necesito.

     -¿Qué he de darte noble caballero sino las impurezas de la tierra colmada de insectos?

     -Me darás los granos de miel que la tierra esconde debajo del almidón de la semilla; has de traerme las semillas que crean la vida.

     -Si mi piel está partida y mis huesos relamidos, ¿de dónde te asirás para no caer en la ciénaga de inútiles sacrificios?

     -Si tu piel está deshecha y tu cuerpo roído, descubriré, entonces, los secretos que tu mirada me ha escondido. Y treparé hacia ella y cuando los surcos se hayan ido torceré el sol para iluminar tus entrañas y tus entrañas me dirán, finalmente por qué te has ido.

     -Los surcos del camino ya han abierto sus bocas y en ellas me he sumergido; nada queda de mí, hombre del delirio, nada más que infecto paroxismo.

     El pintor sonrió ante la ocurrencia, una sonora carcajada llegó desde el abismo; apresuró su mano envolviendo los colores del día que se alejaba a lo ancho de la ribera y a lo alto de las gigantescas oleadas.

     -Ve a tu hogar, hombre - Escuchó entre burbujeos de las aguas - Regresa, abraza a tu mujer y deja que las almas adoquinen sus encierros.

     El pintor no levantó la mirada. Ya sus manos se confundieron con el lienzo y éste, con la arena gris de todos los tiempos.

     Cuando el sol asomó, el hombre yacía sin aliento, sin calor, sin piel; a su lado la doncella refulgía tenue, pero resplandeciente. Miraba con tristeza los restos del pintor, al tiempo que repetía:

     -No ambos, ambos no.




     (*) "El retrato" forma parte del libro de cuentos "Yo, sacrílega" que Mónica Maud (monicamaud@arnet.com.ar ) ha publicado en la Editorial Dunken.




© texto 2007 Mónica Maud

©2007 El Cronista de la red

Versión 15.0- Septiembre 2007