El Cronista de la red acaba de renovar la totalidad de sus contenidos. Después de dos meses en RedAragón, después de vuestros mensajes de ánimo, felicitación y -también- críticas, y sobre todo, después de la llegada de nuevos colaboradores, volvemos a la red para ofreceros este espacio de cultura y de libertad de expresión. El Cronista lo hacemos entre todos, por tanto, seguís invitados a colaborar con artículos, relatos, poemas, fotografías, dibujos... o, por qué no, proponiendo y creando nuevas secciones.

Como ya decíamos en el anterior editorial, iremos publicando nuevos contenidos a medida que dispongamos de material de interés, por eso no hablaremos de números, sino que utilizaremos esa otra denominación habitual por estos lares digitales: versión x.y, siendo "x" el número correspondiente a la renovación total de contenidos, e "y" un número correlativo cada vez que se añada algo, hasta una nueva versión completa. Para entender este fárrago de explicaciones: ahora vamos por la versión 2.0 ¿vale?

Y en esta nueva versión de El Cronista comenzamos dando la bienvenida a un nuevo colaborador, Santiago Gascón, que publica en el eSpacio de Creación el relato titulado "Lo que no está escrito". Vais a contemplar una nueva y sugerente colección de imágenes digitales de Miguel Angel Latorre, "Malatorre", titulada "Cosas de coches". Los nuevos creadores, esos artistas bajitos nos ofrecen en "Nuevas Miradas" sus obras llenas de imaginación y realismo particular, con los dibujos de Mario y José, y, atención, un relato ilustrado sobre ¡la guerra española de 1936! que aporta nuestro nuevo colaborador Alejandro. (Recordad que l@s niñ@s pueden publicar aquí sus obras y los padres y educadores pueden recibir una valoración psicopedagógica personal de las mismas por correo electrónico)

Aún quedan, en estos tiempos acomodaticios, artistas que parecen auténticos en sus canciones, y en sus reflexiones. Angel Petisme es capaz todavía de mantener un aire bohemio y contestatario, con ideas propias y un buen trabajo, el disco libro "Buñuel del desierto" (Sirva la entrevista para no olvidar -pese a los intentos, por omisión se entiende, de algunas instituciones- que seguimos en el 100 aniversario del nacimiento de Buñuel).

Más cosas: os ofrecemos uno de los reportajes más completos que existen ahora mismo en Internet sobre el Mudéjar de Teruel; os invitamos a leer una de las casi únicas traducciones al castellano que cuelgan "on line" de la obra del poeta Ezra Pound, escasísimas -por no decir inexistentes hasta ahora- debido a las dificultades que supone la especial forma y léxico de sus poemas (lo ha hecho posible Rafael Lobarte); y os proponemos conocer un poco más acerca de un libro que sin duda se convertirá en referencia bibliográfica obligada del Pirineo, y tesoro de bibliófilo, "Tras las huellas de Lucien Briet" de José Luis Acín. Por si aún no tenéis bastante, Luisa Miñana os invita a acompañarla en su particular"Pequeña travesía del canal" una descripción lírica e intimista del entrañable Canal Imperial de Zaragoza; y para terminar rescatamos un fragmento de un polvoriento artículo escondido en las páginas del diario El Sol sobre un paraje aragonés por excelencia, bajo la sombra del monte Oroel -o Uruel-, San Juan de la Peña visto por Unamuno, entre la historia y la leyenda.

Pues este es el contenido de El Cronista de la red, versión 2.0, una revista hecha y editada en Aragón, comunidad española que, por cierto, es la tercera del país en número de internautas activos, según el último Estudio General de Medios (EGM), con datos del período abril-99 a marzo-2000. Sólo hay más usuarios habituales de Internet en Cataluña y Madrid. En Aragón utilizamos Internet el 10,1% de la población mayor de 14 años. Por delante, la Comunidad de Madrid, con el 10,9%, y Cataluña, con el 14,1%. El total de españoles que utiliza con asiduidad Internet es de más de 3,2 millones. Ahora hay que preguntarse, si el uso de internet es tan activo en esta comunidad, ¿por qué hay tan poca presencia de contenidos relativos a Aragón en Internet? Nos tememos que ser usuario de Internet no implica necesariamente ser "creador de contenidos" en la red, y que esta faceta, que constituye un indicador real de nivel cultural, aún no está suficientemente extendida ni en Aragón, ni en España. De momento, las páginas web se utilizan mayoritariamente para catálogos empresariales y páginas personales sin demasiadas ambiciones, es decir, aún no existe por parte de las instituciones ni de los profesionales, una verdadera cultura digital, si se le puede llamar así. Cuando aquí todavía estamos discutiendo sobre qué sistema de turnos utilizar si se ponen un par de pantallas conectadas a Internet en la Biblioteca pública, la biblioteca de Nueva York ofrece tanta información a nivel electrónico a lectores del mundo que cada mes se registran diez millones de entradas en su sistema de cómputo, en comparación con los 50 mil libros que se prestan en la sala de lectura ubicada en la calle 42.

El Cronista de la red en elcronista