aroma

Aroma de Galletas,
de Antonio Fernández Molina

La editorial Media Vaca, especializada en libros infantiles, ha recopilado en 124 páginas poemas y relatos breves (algunos de sólo unas líneas) de este original artista, procedentes de otros libros suyos, como Sonetos crudos. Una edición apta para todos los públicos.

Fernández Molina escribe para sorprender, o sorprende sin pretenderlo: las palabras fluyen con una tranquilidad pasmosa en sus frases, dibujando con ellas situaciones fantásticas, paradojas de andar por casa, imaginarios espacios callejeros, maravillosos seres escondidos tras vulgares apariencias.

Aunque vive en Zaragoza desde hace tiempo, Antonio Fernández Molina nació en 1927 en Alcázar de San Juan (Ciudad Real, España). A los veinticuatro años creó ya una revista literaria de nombre Doña Endrina. Fué redactor jefe de Despacho Literario, otra revista de aires surrealistas dirigida por Miguel Labordeta, y más tarde, secretario de redacción de Papeles de Son Armadans, dirigida por el nobel Camilo José Cela, con quien trabajó durante ocho años en Mallorca.

Ha escrito relatos, novela y poesía. Entre los dos primeros se encuentran Solo de trompeta, La tienda de ausente, En Cejunta y Gamud, Un caracol en la cocina, El león recién salido de la peluquería, Dentro de un embudo, Arando en la medera, Pompón, Sombras chinescas, Los frutos de la noche, Pasodoble enigmático, Perro mundo...

Su poesía inunda cantidad de títulos, desde Una carta de barro hasta este de Aromas de Galleta. Valgan como referencia Sonetos crudos, Lluvia de sonetos, Platos de amargo alpiste, Los frutos de la noche...

Pero el retrato de Antonio Fernández Molina no queda completo. Su alma de artista abarca muchas otras facetas: pintor, dibujante, ensayista, traductor. Asegura que fueron los dibujos de Lorca los que le empujaron al arte. Admira la forma de escribir de Dalí y publica un ensayo sobre Picasso escritor, lo que parece subrayar su propia manera de ejercer el arte, con palabra y pincel, pero eso sí, utilizando siempre la parte de atrás de papeles ya usados.